Cuando envejecemos, muchos de los procesos que nuestro cuerpo hacía cuando estábamos jóvenes, ya no son tan efectivos como antes, y esto trae como consecuencia los signos del